Posts Tagged ‘los engaños de la nueva era’

“Las predicaciones de las religiones de la ‘Nueva Era’ y sus semejanzas con los constructores de la Torre de Babel”

Hermanos, sin duda ustedes ya han leído la historia que nos narra el libro del génesis (capítulo 11), sobre aquellos primitivos hombres, descendientes de Noé que, emigrando desde el este, se establecieron en caldea (Mesopotamia) y llegando a un acuerdo entre ellos se dijeron: ‘Construyamos una ciudad y una torre cuya cima llegue  hasta los cielos’…

Ellos también dijeron: ‘nos haremos famosos’…

Más el Señor todopoderoso contempló desde los cielos su actitud y, conociendo sus corazones, descendió allí para poner en confusión las lenguas de ellos y dispersarlos por toda la tierra.

Esta ha sido desde siempre, luego de la caída en desgracia en el Edén, la conducta y el sentir del hombre delante de Dios: la soberbia, el orgullo, esa necesidad de perpetuarse eternamente, diría, ese anhelo de querer igualarse a Dios.

Cuando leo este relato no deja de asombrarme la vanidad que motivaba a estos hombres a realizar tan descomunal proyecto… Obviamente, la tecnología de la época no permitiría construir edificación alguna que sobrepasara los cien metros de altura, mas lo importante no era la altura de la torre, sino la soberbia contenida en sus corazones y expresada en sus palabras: ‘Nos haremos famosos’…

La actitud de estos hombres de ‘querer llevar el barro hasta los cielos’, construyendo esta torre, es una especie de parábola  que prefigura claramente las intenciones de las doctrinas y enseñanzas de las religiones de la ‘Nueva Era’.

Estos hombres de ‘Babel’ fracasaron en sus proyectos,  pues el hombre, al igual que el barro que utilizaron para construir, es polvo y proviene de la tierra.

El juicio de Dios  frustrando  y confundiendo los planes de estos hombres, demostró que ‘el barro no puede elevarse ni llegar hasta los cielos’…

Solo una ‘nueva creación’, ‘una nueva criatura’, nacida del Espíritu y de la voluntad perfecta de Dios Padre, puede tener nuevamente acceso a estar en la presencia de Dios. Y esto hermanos, lo hizo posible Dios enviando a su Hijo Amado Jesucristo a este mundo impío, para que entregara su vida preciosa a nuestro favor y como paga por nuestras deudas y pecados. Sólo después de recibir y aceptar a Jesucristo, el ‘nuevo hombre’, este nuevo ser nacido del Espíritu Santo de Dios, gracias al sacrificio de Cristo, puede elevarse hasta los cielos.

Hermanos, debemos comprender que luego de su desobediencia y caída en el Edén, el hombre, desde sus inicios, estuvo irremediablemente condenado. ¡Y aún lo están todos aquellos hombres pecadores que no aceptan a  Jesucristo como el Único medio de salvación que Dios ha provisto para el mundo condenado!

E s por esto mismo que todas las supersticiones  de estas nuevas religiones y sincretismos que inundan nuestro mundo actual fracasarán: ¡ellos no aceptan a Jesucristo! Es más, blasfeman el santo nombre de Dios deformando y mezclando la revelación divina  con todo tipo de idolatrías paganas, hechicería, misticismo, ocultismo, espiritismo, y otras mil mentiras más, que hasta da pena ver como tantas personas (cándidos), pueden llegar a creer en tan  baratas y escalofriantes mentiras.

D e los delirios predicados y enseñados por estos hombres proviene  toda la literatura de ‘autoayuda’ y el resurgir infernal de de todas las supersticiones paganas que por tantos siglos estuvieron sepultadas.

Este nuevo movimiento es un sincretismo infernal de todas las antiguas supersticiones paganas que existieron y existen en el mundo, motivadas por aquél mismo sentimiento que llevó a los hombres  de Babel a querer  construir ‘una torre cuya cima llegue hasta los cielos’: ¡Nos haremos famosos!… ¡Hagámonos  un nombre!…

Así, la ‘nueva era’ con sus ejércitos de ‘maestros ascendidos’, médiums espiritistas, gurúes, guías espirituales, etc., niega la existencia de un ‘Dios personal’, tal cual nos es revelado en la biblia para transformarlo ‘todo en uno’: el universo, el cosmos, la naturaleza,                                       el hombre,  ‘todo es Dios’, ‘Dios es todo’, ‘todos somos Dioses’…

Por esto mismo, el hombre debe darse cuenta de que ‘él también es Dios’. El hombre solo necesita que algunos ‘maestros ascendidos’ le enseñen el camino de la liberación…

El camino, para alcanzar la tan ansiada liberación, luego de ‘sucesivas reencarnaciones’, nos lo mostrarán y enseñarán los ‘maestros ascendidos’, entre los que se encuentran: Buda, Saint Germain, El Morya, Leonora de Venus, San Maitreya, Krishna,  María Magdalena, el Dios Tabor, y nuestro mismísimo Jesucristo, que sirve en la ‘oficina del Maestro del Mundo’….

Ellos habitan  la ‘séptima dimensión’, y han llegado a ‘fundirse en uno’ con la fuente divina original… 

Según estos ‘falsos maestros’ para llegar hasta aquí el hombre tiene que recorrer un largo camino y pasar por un ‘profundo cambio de conciencia’…

Recibimos las enseñanzas de estos ‘maestros ascendidos’ a través de la ‘meditación trascendental’, o a también a través  del ‘contacto’ establecido por los médiums espiritistas con las ‘esferas superiores’…

¡Oh Dios cuánta locura y desvarío!

¿Cuál será la causa que permite que triunfen todas estas locuras y  delirios que expresan impíamente estos hombres?                                                                                                                                                                      

¡Parece que ya nadie en este mundo cree en Jesucristo, en su Divinidad, Exclusividad! ¡Parece que nadie en este mundo ve a Cristo como el Único medio de salvación para el género humano sin mezclar esta preciosa Fe con alguna superstición o estupidez inventada por estos falsos maestros!

Es de doler el alma ver a tanta gente encerrarse en templos por horas y horas, y luego llegar a sus casas y perder su tiempo, y su fe, con libros de ‘autoayuda’, consultar ‘oráculos’ como los antiguos paganos, dejar de hacer esto o aquello por alguna estúpida  superstición y mezclar la Fe de Jesús con todo tipo de sincretismos provenientes del paganismo.

Esta es la filosofía de la ‘nueva era’: ¡pretendiendo hacer del ‘barro’ un Dios!

Este es el mismo orgullo y la misma soberbia que motivó a los constructores de Babel a desafiar a Dios y a querer perpetuarse, ‘hacerse famosos’, elevando el barro hasta los cielos…

Más, así como fracasó estrepitosamente aquél proyecto humano, y de ello resultó su tremenda ‘confusión’, así también fracasarán estos que desean hacer del hombre, sin Jesucristo, un Dios…

¡El hombre sin Jesucristo no es más que fango, barro y podredumbre!

Hermanos: ‘solamente Jesucristo es el camino, la verdad y la vida’.

Los hombres vagan en este mundo materialista y consumista sumido en un abismo espiritual. Su vacío es tan grande y su necesidad espiritual es tanta que, como un barco en alta mar, son impelidos por las olas y el viento, y son ‘tragados vivos’ por estas ‘filosofías huecas’ y engañosas.

Es más placentero escuchar lo que nos predican estos falsos maestros ‘amorales’, que atenernos a las enseñanzas de Jesucristo.

Hermanos  que buscan consuelo, alivio, esperanza y vida verdadera: ¡‘Vengan a Jesucristo’!

¡Él es el único camino, la única puerta, nuestra única salvación!

Si su conciencia los condena bien lo hace. ¡Somos hombres, somos pecadores!

Dios nos regaló la conciencia para que nos examinemos a nosotros mismos y nos demos cuenta de nuestros propios pecados y maldades.

Hermanos: no les crean a estos hombres, a estos falsos maestros. ¡Estas son enseñanzas demoníacas! ¡Nosotros no somos Dioses! ¡Somos sólo hombres que necesitan la vida que Dios Padre escondió en su amado hijo Jesucristo! ¡Jehová nos tuvo compasión y nos regaló a su Hijo Jesucristo para que por medio de Él tengamos acceso a la vida eterna!

¡Nosotros no podemos salvarnos a nosotros mismos!

¡El ‘Yo Soy’ de la nueva era, no existe!

“Yo sé que ‘Yo No Soy Nada’ sin Jesucristo”. ¡Cuánto más creerme igual a Dios y blasfemar su gloria y poderío!

 “Vengan a Jesucristo hermanos, en Él encontrarán todo lo que necesitan”.

“Yo me veo, y soy, tan pecador, que no  veo esperanza alguna para mí fuera de Jesucristo”.

¡Ni aún ‘Un Millón de Reencarnaciones’ me bastarían para ser libre, si no tengo a Cristo Jesús en mi vida!

¡Oh Señor perdóname todas mis ofensas!

Libra, oh Dios mío, a tus fieles y escogidos de caer en tamaño engaño de estos lobos vestidos de corderos. Amén y Amén.

Un Saludo cariñoso a toda la Iglesia Invisible que está en el Corazón de nuestro Salvador Cristo Jesús. Amén.

29 de diciembre del 2012 Rivera (Uruguay).

F.D.A.P.

"Pensamientos Dedicados a Jesucristo": ¡El Rey de Reyes!

¡Pensamientos, Oraciones y Súplicas!

"Mis Reflexiones"

"REFLEXIONES DIVERSAS DESDE UNA ÓPTICA CRISTIANA"

Fdap77's Blog

"Las mentiras y engaños del falso conocimiento humano"

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.